699,00€
out of stock
A partir de mayo 26, 2019 1:37 pm
Envío gratuito

Nos estamos acostumbrando a ver altavoces con diseños cada vez más curiosos y estrafalarios. La pena es que en muchas ocasiones, estos diseños no vienen acompañados de un buen sonido. El precio, en numerosas ocasiones, tampoco se corresponde con la calidad que ofrecen. Esto no pasa con el Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless, un altavoz realmente soberbio tanto en diseño como en sonido.

Heredero de una primera versión ya descatalogada, el Zeppelin Wireless prescinde prácticamente de todas las conexiones físicas y apuesta por el Bluetooth y el WiFi. También se renueva el hardware interno del altavoz, con mejores transductores y un DSP de nueva generación. El resultado es un altavoz moderno, que entra en el terreno de la alta fidelidad con un sonido extraordinario que lo sitúa como uno de los mejores altavoces WiFi y el mejor altavoz Bluetooth para un uso casero.

Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless: Especificaciones principales

Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless
  • tweeters, woofers y 1 subwoofer interno
  • potencia de 150W RMS
  • Conectividad WiFi, Bluetooth y entrada auxiliar de 3,5 mm
  • Compatible con Spotify Connect y Apple Airplay
  • Mide 18,8x66x18,3 cm y pesa 6.15 Kg
  • Disponible en colores negro y gris

Diseño sofisticado y elegante

Lo primero que llama la atención sobre el Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless es su diseño. Como su propio nombre indica, los diseñadores de Bowers & Wilkins se inspiraron en la forma de un Zeppelin para este altavoz. Así pues, el Zeppelin Wireless tiene una forma ovalada, dominada por un único color (negro o gris) mate, con una malla de tela que protege los transductores internos. La construcción es magnífica, otorgando una gran sensación de robustez y resistencia. Eso, sumado a la elegancia de su diseño, ayuda a transmitir la idea de producto premium que, por otra parte, ya nos quedaba clara con su precio.

Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless: Diseño

El altavoz tiene un pequeña base con unas diminutas sujeciones de goma que lo mantiene fijo en la superficie. La base, en su cara frontal, tiene el logo de Bowers & Wilkins, los indicadores LED de estado, el botón Bluetooth y el de la entrada auxiliar de 3,5mm. En la parte superior están los 3 únicos botones de control de la reproducción, siendo los de ajuste de volumen y el de pausa y reanudación.

En la parte trasera de la base del altavoz se encuentran las conexiones físicas. Encontramos un puerto LAN, que sirve para conectarse a la red de casa si el WiFi no nos funciona bien, la entrada del cable de alimentación, una entrada auxiliar de 3,5mm y un puerto USB, que en este caso únicamente sirve para actualizaciones de firmware.

El tamaño del altavoz es de 66 cm de ancho y unos 19 cm de alto. No se trata de un altavoz precisamente pequeño, y además su peso de 6.15 kg también es considerable. Por tanto, no es un altavoz indicado para ir moviéndolo por casa, sino más bien para buscarle un sitio fijo en alguna estantería o encima de algún mueble. Algunos usuarios han llegado a utilizar el Zeppelin Wireless como barra de sonido para el televisor, debido a lo ancho de su tamaño y, claro está, su excepcional calidad de sonido, que luego analizaremos.

Lanzando música al Zeppelin Wireless

Bowers & Wilkins, a diferencia de Sonos o Denon, no tiene una app específica para la reproducción de música. Sí la tiene para la configuración y ajustes de los altavoces, pero no para lanzar música en el altavoz. Para esto, lo fía todo a la conectividad Bluetooth y al WiFi, mediante Airplay y Spotify Connect.

A través de Bluetooth, basta con emparejar el altavoz con cualquier dispositivo que tenga Bluetooth, y lo que abras en ese dispositivo se reproducirá en el altavoz. Usar Bluetooth es sencillísimo, aunque no lo más recomendable, debido a la gran compresión que sufre el sonido a través de Bluetooth.

Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless: Uso diario

Es mucho más recomendable usar Airplay, si se tiene un dispositivo Apple, o Spotify Connect, adquiriendo una cuenta premium en este servicio. La calidad mejora bastante y la reproducción es aún más sencilla, pues no hace falta emparejar el altavoz ya que este queda permanentemente conectado a la red WiFi, y por tanto preparado para que le lancemos música en cualquier momento. Además, usando la conexión WiFi gozamos de muchísima mejor cobertura que por Bluetooth.

La estabilidad de la reproducción inalámbrica es bastante buena. Por Bluetooth, nos hemos alejado unos 15-20 metros antes que la conexión comenzara a dar problemas. Por WiFi, tal y como ya hemos comentado, no hay problemas de estabilidad en todo el rango de cobertura que permita la red de casa. Si usamos Spotify Connect podríamos incluso salir de casa con el móvil y la música se seguirá reproduciendo en el altavoz, pues el DSP del altavoz descarga la música directamente desde los servidores de Spotify y no desde el móvil.

La sencillez de uso del Zeppelin Wireless tiene una contrapartida, y es que no goza de las mismas posibilidades que los sistemas multiroom antes citados, como Sonos o Denon. Sin ir más lejos, solo se puede configurar como altavoz multiroom si tienes algún dispositivo con Airplay. Tampoco puedes programar alarmas o temporizadores, ni tienes integradas en una misma app todos los servicios de música en streaming, que es justamente el punto fuerte de Sonos.

El Zeppelin Wireless tampoco tiene DLNA, con lo que es imposible lanzar música que tengas almacenada en un móvil o tablet Android, y si quieres hacerlo desde un PC con Windows tendrás que bajarte sí o sí iTunes para hacerlo a través de Airplay.

Un sonido a la altura de lo que vale

Siendo un altavoz de Bowers & Wilkins uno puede esperar que suene muy bien, pero lo del Zeppelin Wireless es que es otra liga. Su calidad de sonido es soberbia, al nivel de cualquier otro altavoz de alta fidelidad y destinado al mercado doméstico que puedas imaginarte.

La definición de las frecuencias medias y agudas es fantástica. No hay ni un ápice de ruido o distorsión, todo suena como debiera, con una respuesta tan plana que parece que estás ante un monitor de estudio. El sonido es de una claridad pasmosa, los instrumentos respiran entre ellos y el efecto estéreo es sin duda alguna el más conseguido de entre todos los altavoces WiFi que he probado.

Esto es debido a lo ancho del altavoz. Esto le ha permitido a Bowers & Wilkins colocar los tweeters en la punta de ambos extremos, haciendo que la separación de canales sea muy amplia. En este apartado, el Zeppelin Wireless es insuperable, superando al Play 5 en amplitud y escala del sonido.

Donde no le supera es en los graves. No quiero decir que no tenga graves, pues los tiene y suenan de escándalo, solo que no tienen el mismo nivel de refinamiento. La respuesta de graves llega a unos 40Hz, proporcionando unos bajos profundos, pronunciados, pero que, como suele ser habitual en los subwoofers internos, están bien integrados con el resto de frecuencias, y a pesar de no ser tan extensos, son envolventes y otorgan una mayor sensación sonora de cohesión.

Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless: Transductores

La extraordinaria calidad de sonido del Zeppelin Wireless es fruto de un buen trabajo de Bowers & Wilkins con los drivers internos. A pesar del poco espacio interno, el subwoofer es considerablemente grande, y dispone de una bobina móvil para mover mucho aire. A su vez, el interior del altavoz está construido con un cuerpo reforzado para minimizar las vibraciones y evitar la distorsión. La compañía también ha empleado para el Zeppelin Wireless un nuevo DSP más eficiente y amplificadores de clase D para cada uno de los transductores, permitiendo llevar el altavoz al máximo de su volumen sin que haya un ápice de distorsión.

Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless: Conclusiones

Estamos ante un altavoz realmente recomendable. Con un diseño muy bonito y cuidado, y con un sonido claramente en la escala de la alta fidelidad, el Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless lo tiene todo para contentar a audiófilos y a usuarios exigentes con el sonido.

El único problema es su precio. Es un altavoz realmente caro, con un precio justificado en la enorme calidad de sonido que proporciona, pero que hace que te lo pienses más de dos veces antes de comprarlo. Sin ir más lejos, tienes el Sonos Play 5 con un precio más ajustado. De calidad sonora van los dos muy parejos, siendo el Play 5 más exuberante en el manejo de los graves, pero siendo el Zeppelin Wireless más amplio en su sonido, con mayor separación de canales.

Si tuviera que recomendar uno en última instancia, mi elección sería el Play 5, por tener un sonido de un nivel similar, porque la aplicación de Sonos permite hacer más cosas con el altavoz, es más versátil y tiene mejor relación calidad-precio. Aún así, quien compre este Zeppelin Wireless quedará muy satisfecho y dudo que se arrepienta.

699,00€
out of stock
A partir de mayo 26, 2019 1:37 pm
Envío gratuito
Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless: rozando la perfección

Altavoz inalámbrico absolutamente espectacular, con una calidad de sonido dentro de la categoría HiFi, destacando una separación de canales estéreo más propia de un par de monitores de estudio que de una sola unidad. Además, su diseño icónico enamora a primera vista, y no solo tiene WiFi sino también Bluetooth.

Valoración del editor:
4.5

¿Quieres dejar un comentario?

Responsable del fichero: José Noguera Morillas(hogarsmart.es). Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. No se cederán a terceros salvo obligación legal. Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: admin@hogarsmart.es. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.