Comprar un televisor

Todo lo que debes saber al comprar un televisor

Total
0
Shares

Pocas compras más complicadas que las de un televisor: que si LED, QLED, OLED o Mini-LED. ¿Y qué es eso de Dolby Vision y Dolby Atmos? Además, elige el tamaño de pantalla adecuado para tu salón, el mejor sistema operativo para Smart TV, que tenga tasa de refresco variable para videojuegos…

Sí, la compra de un televisor puede ser abrumadora si no tienes mucha idea sobre el tema y te enfrentas por primera vez al proceso de comprar una. Las marcas de televisores no lo ponen fácil, pero para eso estamos aquí, para ayudarte a aclarar conceptos y explicarte en esta guía todo lo que debes tener en cuenta a la hora de comprar un televisor.

Empezamos por la elección esencial: ¿Qué diagonal de pantalla necesitas?

¿Qué tamaño de televisor comprar?

Los tamaños de televisor, o diagonal en pulgadas, más habituales a día de hoy van desde las 32 pulgadas hasta las 85. Pero son los de 48″, 55″, 65″ y 75″ los tamaños más solicitados.

La elección de una diagonal de pantalla es clave en dos sentidos: la nitidez de la imagen y la inmersión en el contenido. Explicaré primero cómo se determina la nitidez de una imagen en función del tamaño de pantalla y de la distancia de visualización.

La nitidez, en realidad, es muy fácil de entender, y es que la nitidez la da la densidad de píxeles de una pantalla. Así pues, una pantalla 4K de 48″ es mucho más nítida que una pantalla 4K de 88″, básicamente porque al ser una pantalla más pequeña debe “encajar” el mismo número de píxeles en menor espacio, con lo que la densidad de píxeles por pulgada es mayor.

Comprar un televisor: Tamaño y pulgadas

Pero la nitidez también se ve afectada por la distancia a la que estás viendo esa pantalla. Así pues, si ves ese televisor 4K de 48″ a un palmo de tu cara, apreciarás una menor nitidez que si ves el televisor de 75″ a 4 metros de distancia, pues en el primer caso verás los píxeles muy de cerca y en el segundo muy de lejos, con lo que la sensación de nitidez será mayor en este segundo caso.

¿Cómo saber qué tamaño de televisor hay que comprar en función de la distancia a la que vas a verlo? Con una simple regla, la que tienes a continuación:

Distancia al TVPulgadas recomendadas con 4K
De 1 a 2 metrosEntre 49″ y 55″
De 2 a 3 metrosEntre 55″ y 75″
Más de 3 metros75″ u 85″

Luego entra en juego otro factor, y es el de la inmersión en la escena. Y es que para disfrutar de series y películas -o también videojuegos- como se merece, debes procurar que la imagen ocupe un importante ángulo de visión. Por eso, un televisor de 32 pulgadas visto a 4 metros ofrece nula inmersión en la escena, y por eso las grandes pantallas del cine ofrecen una inmersión completa.

En casa no podemos emular la experiencia de un cine pero podemos acercarnos. Así, la Society of Motion Picture & Television Engineers recomienda sentarse a una distancia en la que el televisor ocupe al menos 30º de nuestro ángulo de visión, por lo que ellos recomiendan multiplicar la diagonal de pantalla por 1,6 para obtener ese ángulo de 30º que, según ellos, ofrece una buena experiencia de inmersión.

Otra empresa como THX (que certifica los estándares para muchas salas de cine) recomienda acercarse un poco más hasta lograr un ángulo de visión de 40º, con lo que el factor a multiplicar es de 1,2 por diagonal de pantalla.

Hace algunos años, junto a la elección de una diagonal de pantalla, había que escoger también la resolución: HD Ready (720p), Full HD (1080p) o UHD (4K). Actualmente la inmensa mayoría de televisores a partir de las 40 pulgadas emplean resolución 4K, incluso en televisores muy baratos, así que no tiene sentido comprar a día de hoy uno de los poquísimos televisores Full HD que aún se pueden comprar. Lo cierto es que la resolución 4K está ya muy estandarizada y no hay problema con los contenidos que aún se emiten en 1080p (como la TDT) puesto que los televisores 4K pueden reescalar sin complicaciones los contenidos a menor resolución, haciendo que no se note el reescalado.

En resumen, bastaría con multiplicar las pulgadas del televisor X 1,6 para saber la distancia adecuada a la que debes ponerlo para disfrutar de una buena inmersión en películas y series. Clic para tuitear

Tipo de panel: Del LED al OLED, pasando por el QLED y el Mini-LED

Bajo mi punto de vista, después de escoger el tamaño del televisor la segunda decisión más importante es escoger el tipo de panel, la tecnología que definirá la calidad de imagen de nuestro televisor. Esto es importante porque es lo que marcará el dinero que nos gastaremos, puesto que unos paneles son claramente más caros que otros.

Cuando hablamos de tipo de paneles nos referimos, en esencia, a la retroiluminación que emplean. En el mercado actual, son los paneles LED, QLED, Mini-LED y OLED los más vendidos y populares. Mucha gente no tiene ni idea de lo que estops términos significan, y si eres uno de ellos voy a tratar de explicarlo de forma muy simple para que lo entiendas.

Televisores LED

La tecnología LED llegó al mundo de los televisores para reemplazar los antiguos televisores de tubo de rayos catódicos (CRT), siendo mucho más delgados, livianos y eficientes en términos de consumo de energía.

La tecnología LED en los televisores funciona mediante la colocación de una matriz de diodos emisores de luz detrás de la pantalla LCD (pantalla de cristal líquido). Estos diodos se utilizan para proporcionar la iluminación de fondo necesaria para visualizar las imágenes en la pantalla.

Existen dos tipos principales de sistemas de retroiluminación LED en los televisores: Edge LED y Full-Array LED.

  • En los televisores Edge LED, los diodos se encuentran en los bordes de la pantalla y la luz se distribuye a través de una capa de guía de luz, que ilumina la pantalla desde los bordes hacia el centro.
  • En los televisores Full-Array LED, los diodos están ubicados detrás de toda la superficie de la pantalla, lo que permite un control más preciso de la iluminación en diferentes áreas de la pantalla. Esto puede proporcionar una mejor calidad de imagen y mayor uniformidad en la iluminación.

Sabiendo esto, te puedes hacer una idea de dónde se usan unos y otros: los Edge LED son los televisores LED de gama baja y más baratos, mientras que los Full-Array LED se reservan a modelos de gama media-alta, y un poco más caros, sobre todo a los QLED, de los que hablaremos después.

OLED

Aunque era una tecnología que venía desarrollándose desde los años 80, no fue hasta 2004 que Sony lanzó el primer televisor comercial con esta tecnología, y en 2013 LG daba el pistoletazo comercial definitivo para los televisores OLED (organic light-emitting diode). Estos televisores apuestan por una nueva tecnología de luz orgánica en la que no se necesita retroiluminación, pues cada píxel emite luz por sí mismo, pudiendo apagarse y encenderse por completo de manera independiente.

¿Cuál es la diferencia fundamental entre ambos? En los televisores LED siempre hay una fuente de luz, trasera o lateral, por lo que los píxeles nunca llegan a estar apagados del todo. El resultado es que los negros no son negros puros sino un gris muy, muy oscuro. En cambio, en los OLED los negro son absolutamente oscuros, pues el píxel está completamente apagado, sin recibir ningún tipo de filtración de luz de fondo.

Comprar un televisor: OLED vs QLED vs LED

Como resultado de ello, el contraste en una OLED es excepcional, siendo, de lejos, la tecnología que mayor contraste ofrece. También una tremenda precisión en el color puesto que, al poder apagar o encender cada píxel de forma individual, se tiene un control absoluto del brillo y el contraste en cada área de la pantalla. Por eso no es raro ver que los OLED cubren prácticamente el 100% del espacio de color DCI P3, el empleado mayoritariamente en el cine.

Otra ventaja de los OLED es su capacidad para tener un diseño delgado, gracias a que no requieren esa capa de retroiluminación que sí tienen los LED o QLED, de manera que los paneles OLED se ahorran esa capa y pueden ser muy delgados e incluso flexibles, pudiendo haber paneles OLED que son curvos o flexibles (como el LG OLED Flex).

QLED

Samsung lanzaba en 2017 el primer televisor QLED, nombre registrado por la marca coreana que significa Quantum Dot LED, y que nacía como respuesta al dominio que empezaba a mostrar LG con sus OLED.

Aunque Samsung tiene registrada la marca QLED, otros fabricantes también emplean este tipo de paneles, aunque lo hacen con otro nombre. Por ejemplo, LG se refiere a estos como “NanoCell”, y en Sony se conocen como “Triluminos”.

Lo primero que has de saber sobre los QLED es que se trata de una tecnología LED mejorada. Básicamente lo que se hace es colocar una capa de puntos cuánticos en la pantalla del televisor, unas nanopartículas semiconductoras que emiten luz de diferentes colores cuando se activan por una fuente de luz. De esta manera, cuando reciben la retroiluminación LED, estas nanopartículas convierten la luz azul de los LED en colores primarios (rojo y verde) más puros.

La ventaja de los televisores QLED es su capacidad para ofrecer una mayor gama de colores -lo que se conoce como “espacio de color”- respecto a los LED convencionales. En combinación con una retroiluminación Full-Array LED, los QLED proporcionan un color y nivel de brillo aún más alto, consiguiendo un efecto HDR muy espectacular.

Aún y con todo, los QLED son inferiores en calidad de imagen a los OLED, puesto que estos ofrecen mayor contraste y precisión de color. Bien es cierto que los QLED pueden llegar a tener mayor nivel de brillo que los OLED, pero al tener estos un nivel de negro mucho más bajo se consigue compensar esa diferencia y logran un efecto HDR más conseguido, puesto que el nivel de detalle en las sombras -el que realmente importa- es mucho mayor en un OLED.

Por ello, y aunque los QLED ofrecen una buena calidad de imagen, a igualdad de precio por pulgada es SIEMPRE preferible comprar un televisor OLED. Pero de comprar un QLED, intenta asegurarte que este use una retroiluminación Full-Array, pues ofrece una calidad de imagen muy superior.

Mini LED

Hay otra tecnología de retroiluminación relativamente reciente y que empieza a coger fuerza: el Mini LED. Como su propio nombre indica, los mini LED son diodos emisores de luz mucho más pequeños que los LED convencionales y, como resultado, permiten una mayor cantidad de zonas de retroiluminación localizada.

Al haber más zonas de retroiluminación localizada, los televisores Mini LED pueden ofrecer un mejor control del brillo, el contraste y la uniformidad de la imagen. Por ello, los Mini LED ofrecen mejor contraste, nivel de brillo y precisión de color que los QLED, ya no digamos los LED.

La calidad de imagen de los Mini LED es tan buena que incluso se acercan a los OLED en estos términos, aunque siguen estando por debajo en contraste, pues su nivel de negro no es tan puro. Pero en colorimetría y brillo empatan con los OLED, dejándolos como la mejor alternativa que hay a día de hoy a los OLED.

Lo malo es que es una tecnología bastante reciente, y como suele suceder en estos casos, bastante cara, por lo que cuesta lo mismo e incluso más que los OLED, siendo estos más recomendables. Así pues, hay que esperar aún un tiempo hasta que los Mini LED se asienten en el mercado y vayan llegando modelos con precios más razonables.

El orden en calidad de imagen, por tipo de panel, sería el siguiente: los que más calidad ofrecen son los televisores OLED. Le seguirían los Mini LED, después los QLED, y por último los LED convencionales. Clic para tuitear

HDR Vs Dolby Vision: Lo que has de saber sobre el alto rango dinámico

Uno de los reclamos publicitarios con los que los fabricantes de televisores bombardean constantemente es el famoso HDR, siglas de High Dynamic Range (alto rango dinámico). En lo que consiste esto es, en esencia, hacer que las zonas iluminadas brillen más y que las zonas oscuras se vean, en efecto, más oscuras.

El objetivo es tratar de reproducir una imagen mucho más fiel a la realidad, parecida a como ven el mundo nuestros propios ojos. Esto lo consigue el HDR aumentando la diferencia entre las zonas más oscuras y las más iluminadas, es decir, el contraste, sin que se pierda el detalle en ninguna de ambas.

El efecto que consigue HDR es espectacular, pero depende mucho del panel. En un televisor OLED el efecto HDR que se consigue es espléndido por el contraste casi infinito de este tipo de paneles. En los Mini LED es también muy notable por el gran contraste que ofrecen, mientras que en los QLED se consigue un efecto HDR también muy destacado por el gran brillo que ofrecen. En cambio, en los televisores LED convencionales el efecto HDR es inexistente, a pesar de lo que anuncie el fabricante, y esta es una de las cosas que debes tener presente cuando compres un televisor de este tipo.

Existen cuatro principales formatos actuales de HDR: el HDR10, Dolby Vision, HDR10+ y HLG.

Existen varios formatos de HDR en la actualidad, los más comunes son:

  1. HDR10: Es el formato de HDR con mayor adoptación y compatible con la mayoría de los televisores y dispositivos. HDR10 utiliza metadatos estáticos, lo que significa que los ajustes de brillo y color se establecen al comienzo de la reproducción y se aplican a todo el contenido por igual, no permitiendo los ajustes precisos por escena.
  2. Dolby Vision: Desarrollado por Dolby Laboratories, este formato permite, a diferencia de HDR10, ajustes precisos por escena, gracias al uso de metadatos dinámicos. Esto logra mejores resultados, sobre todo en películas con un trabajo de fotografía muy espectacular, y es por ello que es un formato cada vez más usado en la postproducción de películas y series y, por tanto, cada vez más presente en más y más televisores. En el artículo “Qué es Dolby Vision” te contamos más sobre este formato.
  3. HDR10+: Formato impulsado por Samsung y Amazon, es muy similar a Dolby Vision en el sentido que también usa metadatos dinámicos. Sin embargo, tiene mucha menos aceptación, ya que solo está presente en televisores Samsung o de fabricantes minoritarios (TCL, Cecotec o Xiaomi).
  4. HLG (Hybrid Log-Gamma): Es un formato de HDR desarrollado en colaboración entre la BBC y la NHK para la transmisión de contenido HDR a través de emisiones de televisión tradicionales y online. HLG es compatible con televisores HDR y SDR (Standard Dynamic Range), lo que significa que el mismo contenido HDR puede ser visualizado tanto en televisores compatibles con HDR como en televisores SDR sin pérdida de calidad. Debido a esta amplia compatibilidad, es usado en la práctica mayoría de modelos.
Los formatos más usados y con mayor despliegue (tanto en plataformas como en los propios televisores) son HDR10 y Dolby Vision, así que es mejor si compras un televisor compatible con cualquiera de estos formatos. Clic para tuitear

Tasa de refresco: ¿120 Hz o 60 Hz?

La tasa de refresco de un televisor se refiere a la cantidad de veces que la pantalla puede actualizar la imagen en un segundo. Se mide en hercios (Hz), que representa la frecuencia de actualización por segundo.

En términos simples, la tasa de refresco indica con qué frecuencia se cambia la imagen en la pantalla. Por ejemplo, un televisor con una tasa de refresco de 60 Hz actualiza la imagen 60 veces por segundo, mientras que un televisor con una tasa de refresco de 120 Hz actualiza la imagen 120 veces por segundo.

Una tasa de refresco más alta permite que las imágenes en movimiento se vean más suaves y fluidas, y con menor desenfoque de movimiento. Esto es especialmente apreciable cuando se ve contenido con muchos cuadros por segundo (a partir de 60fps) y sobre todo con movimientos rápidos, como deportes, películas de acción o videojuegos.

Comprar un televisor: Tasa de refresco

Y es precisamente con los videojuegos cuando la tasa de refresco de 120 Hz es importante, pues son principalmente las videoconsolas las que muestran contenidos a una tasa de refresco tan alta. Emisiones de televisión, sobre todo deportivas, también se ven beneficiadas por esto. En cambio, las películas y las series son rodadas y reproducidas, mayoritariamente, a 24 cuadros por segundo, con lo que para estos contenidos basta con un televisor de 60 Hz.

Es importante dejar claro que la tasa de refresco del televisor está vinculada a la capacidad de reproducción del contenido. Si el contenido que estás viendo o jugando tiene una tasa de fotogramas baja, como 30 fotogramas por segundo, tener un televisor con una tasa de refresco de 120 Hz no mejorará la suavidad de movimiento más allá de esos 30 fotogramas por segundo. Lo que sí hará el televisor es usar alguna técnica de interpolación de cuadros para generar cuadros adicionales y simular una tasa de refresco más alta, pero estos cuadros adicionales pueden no ser idénticos al contenido original, con lo que el contenido puede mostrar artefactos que alteran la imagen y la hacen poco natural.

En el caso de videojuegos, ten en cuenta que existe otra tecnología llamada tasa de refresco variable (VRR), que no es más que la capacidad del televisor de adaptar la frecuencia al número de cuadros mostrados a cada momento. Y es que en los videojuegos puede haber más o menos cuadros cada segundo, en función de la acción y la potencia gráfica necesaria en cada momento. Un televisor con VRR adapta el refresco a la demanda en todo momento, mostrando siempre un movimiento fluido y evitando artefactos conocidos como el screen tearing o el stuttering, causados por la desalineación de la tasa de refresco con el contenido.

En este sentido, las dos principales compañías de procesadores gráficos, Nvidia y AMD, han desarrollado sus propias tecnologías de refresco variable. Estas tecnologías son Nvidia G-Sync y AMD Free-Sync; huelga decir que su disponibilidad depende, tanto de que el televisor disponga de estas tecnologías, como que el dispositivo que conectas al televisor (consola o PC) también la tenga.

La tasa de refresco es algo importante a considerar, más que nada, para gaming, y si este es tu caso, agradecerás también de poder disponer de tecnologías de refresco variable, como Nvidia G-Sync o AMD Freesync. Clic para tuitear

Smart TV: ¿Qué sistema operativo?

Hace años era posible escoger un televisor que tuviera o no Smart TV, pero hoy día únicamente algunos televisores de menos de 30″ y muy low cost vienen sin Smart TV: actualmente, todos los televisores a partir de las 30″ vienen ya con Smart TV.

La cuestión es qué sistema operativo de Smart TV es el mejor, o si es importante fijarse en esto. La respuesta es que depende del uso que hagas del televisor: si principalmente miras canales de televisión de la TDT, te da bastante igual qué sistema operativo tengas instalado en tu televisor. En cambio, si casi todo lo que ves en el televisor es -como la mayoría de personas hoy en día- a través de plataformas de video on demand como Netflix, Amazon Prime Video o HBO Max, te conviene revisar que el televisor que vayas a comprar disponga de las apps de streaming que sueles utilizar.

Comprar un televisor: Smart TV

Para ser justos, la mayoría de sistemas operativos cuentan con todas estas apps, y únicamente algunos casos como los de VIDAA en Hisense, o los Fire TV de Amazon, cuentan con limitaciones en este sentido. Por parte de los principales fabricantes no vas a tener problemas, pues tanto LG como Samsung, Sony o Philips usan sistemas operativos donde están todas las apps que puedes desear.

De hecho, estos son los sistemas operativos que utilizan las principales marcas:

  • Android TV: Lo usan Philips, algunos modelos de Sony o Hisense, Xiaomi, TCL y Cecotec.
  • Google TV: Una versión de Android TV con interfaz mejorada, que usan los gama alta de Sony, Philips y Xiaomi.
  • webOS: El sistema exclusivo de LG está presente únicamente en esta marca, lo que le permite una mayor personalización.
  • Tizen: El sistema propietario de Samsung es otro robusto y muy completo SO para Smart TV.

Pero el SO de la Smart TV no solo influye en el número de apps que puedes descargar, sino que es un ente mucho más completo que se encarga de la funcionalidad “inteligente” de un televisor, de manera que también te conviene revisar las prestaciones de la Smart TV para asegurarte que reúne las que tú necesitas. Por ejemplo, la facilidad para conectar periféricos, navegar por internet con el televisor, enviar contenidos desde un móvil o una tablet -en lo que se conoce como mirroring de pantalla- o poder controlar el televisor mediante un asistente de voz virtual, como Google Assistant o Alexa.

En los últimos años las capacidades “smart” han ido mucho más allá, y ahora el televisor es prácticamente un hub de entretenimiento que puede incluso funcionar como controlador de dispositivos domóticos, integrando protocolos como Z-Wave, ZigBee Apple Homekit o Google Home.

¿Qué conexiones necesito?

En la compra de un televisor pocas veces pensamos en el número y tipo de conexiones que tiene el televisor, pero tampoco es una cuestión menor. Y es que, como acabo de decir antes, el televisor es ya un hub de entretenimiento en casa, y por ello van demandando cada vez más puertos de conexión.

HDMI

¿Qué conexiones son estas? Las principales, los puertos HDMI. Hoy en día cualquier televisor viene con varias entradas HDMI, pero lo mínimo imprescindible es que estos sean en su versión 1.4, el cual garantiza compatibilidad con 4K y los formatos estándar de vídeo y audio más utilizados.

Sin embargo, es necesario contar con puertos HDMI en su estándar 2.1 si vamos a jugar conectando una videoconsola. Y es que cada nuevo estándar HDMI ha aumentado el ancho de banda, ofreciendo más capacidad y posibilidades, y el estándar HDMI 2.1 aumenta aún más este ancho de banda, admitiendo resoluciones 4K a 120Hz o de 8K a 60Hz.

HDMI 2.1 también trae funciones que reducen la latencia en los juegos, como ALLM y Quick Frame Transport. Estas mejoras permiten que la consola y el televisor se comuniquen entre sí de manera casi instantánea, así que apenas hay retraso entre la ejecución de una orden con el mando y la acción en pantalla.

Por último, HDMI 2.1 es el estándar que introduce la tasa de refresco variable (VRR) de hasta 120 Hz de la que hemos hablado antes. Por tanto, es imprescindible una interfaz de conexión HDMI 2.1 para disfrutar las bondades del VRR.

HDMI ARC/eARC

Aunque también es un HDMI, vale la pena dedicarle un aparte a este protocolo, el cual permite una doble comunicación de entrada y salida para el audio y la imagen, de manera que es posible enviar en dos sentidos tanto imagen como sonido.

¿Para qué sirve esto? Para la interconexión de dispositivos de sonido e imagen, como Home Cinema, barras de sonido, reproductores Blu-Ray o también videoconsolas. HDMI ARC llegó con el estándar HDMI 1.4 y desde entonces ha sido un fijo en los televisores modernos, hasta la llegada de HDMI eARC con el estándar HDMI 2.0, el cual aporta un mayor ancho de banda, admitiendo formatos que el antiguo estándar no podía manejar.

Algunos de estos formatos son las versiones HD de Dolby y DTS, y las más recientes y novedosas, Dolby Atmos y DTS:X. Estos formatos se conocen como audio por objetos, y con el equipo apropiado ofrecen una experiencia de audio más espectacular e inmersiva. Si tienes un Home Cinema o una barra de sonido con Dolby Atmos y DTS:X, te conviene un televisor con HDMI eARC que admita estos formatos.

Mucho ojo con esto, pues Dolby Atmos se está convirtiendo en el formato de referencia y la inmensa mayoría de contenido es distribuido con este formato, quedando muy relegado DTS:X. Por ello, verás que la mayoría de televisores actuales solo son compatibles con Dolby Atmos.

WiFi/Bluetooth

La presencia de conexiones inalámbricas como Bluetooth y WiFi se ha convertido en una presencia habitual con los televisores Smart TV. Por tanto, si el televisor tiene Smart TV entonces también tendrá conexión WiFi para poder conectarse a internet. Algunos televisores vienen también con puerto Ethernet para poder conectarte a internet por cable, lo que puede venirte bien si tienes el router lejos del televisor (si tienes problemas de cobertura en casa, los sistemas WiFi Mesh son la mejor solución).

De la misma manera, el Bluetooth también es cada vez más habitual al permitir conectar periféricos como ratones, teclados o incluso para la conexión de equipos de sonido, pero en este caso es una conexión totalmente desaconsejada, pues el Bluetooth comprime mucho el sonido y la calidad pierde bastante, además de tener latencia (retardo entre la imagen y el audio).

¿Hay televisores con buen sonido? Lo que has de saber sobre el sonido en los televisores modernos

Aunque las marcas siguen haciendo el esfuerzo por mejorar el sonido de sus televisores, estos esfuerzos son baldíos en la mayoría de las ocasiones. Y es que de donde no hay no se puede sacar, y el asunto está en que los televisores actuales son tan finos que albergan altavoces de escaso diámetro y recorrido, por lo que les resulta imposible reproducir con solvencia frecuencias graves (bajos) y las pasan canutas también con las medias.

Dicho esto, hay algunos modelos que suenan mejor que otros. Una de las marcas que más ha trabajado el sonido en sus televisores es Sony, y la gama alta de las OLED de LG (las series G) también goza de un sonido muy destacable. De manera sorprendente, los televisores Cecotec, muy económicos, también tienen un sonido notable, gracias a la presencia de un subwoofer dedicado.

De todas formas, a poco que seas medianamente exigente con el sonido, te va a tocar comprar también un Home Cinema o una barra de sonido.

4 comments
  1. Hola… la verdad que tu pagina es increible. Quiero hacer una consulta.. ya sea tv o alguna barra de sonido que no tengan compatibilidad con DTS, significa que si tengo un sistema 5.1 no sonaran todas las bocinas? La barras de sonido mas baratas son compatibles con Dolby Digital que esta bien para streaming o juegos…pero si quiero poner una peli en bluray con audio original DTS HD, que pasa? solo se escuchan los parlantes delanteros? no hay 5.1? Se entiende mi pregunta no? xq son pocas las barras 5.1 compatibles con DTS y ni hablar de las TV. Una consulta mas…que la barra sea compatible con LPCM significa que puede decodificar DTS? GRACIAS de antemano!

    1. Hola Giancarlo. Si no es compatible con DTS, cuando intentes reproducir DTS no podrás oír nada, ni siquiera en estéreo. Para reproducir DTS necesitas, sí o sí, que el televisor o la barra sean compatibles. El motivo por el que muchas barras no son compatibles con DTS es que la mayoría de usuarios hoy en día consumen cine y series a través de plataformas de streaming, y en todas ellas el audio es Dolby. De todas formas no es verdad que la mayoría de barras 5.1 no sean compatibles con DTS, más bien es al contrario.

      Si un equipo tiene compatibilidad con LPCM es altamente probable que también lo sea con DTS, sería muy extraño que no fuese así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Televisores Xiaomi TV F2

Xiaomi y Amazon han unido fuerzas para sacar uno de los mejores televisores en relación calidad-precio. Son los Xiaomi TV F2, televisores 4K que vienen en tres diagonales de pantalla:…
View Post