529,00€
546,00
in stock
15 Nuevo Desde 528,99€
1 Usado Desde 291,00€
A partir de mayo 26, 2019 7:28 pm
Envío gratuito
533,00€
in stock
9 Nuevo Desde 533,00€
3 Usado Desde 291,00€
A partir de mayo 26, 2019 7:28 pm
Envío gratuito

El Sonos Play 5 lleva desde su lanzamiento, a finales del 2015, siendo considerado si no el mejor, uno de los mejores altavoces WiFi del mundo, pero no siempre fue así. La primera generación del Play 5 era un altavoz muy distinto en diseño y en sonido, y aunque era un buen altavoz, estaba muy lejos de la exigencia que se le demanda a un altavoz de alta fidelidad.

Parece ser que Sonos quiso ponerse manos a la obra para satisfacer incluso al audiófilo más exigente y contrató a Giles Martin, reputado productor musical e ingeniero de sonido, para que trabajara en el rediseño de la segunda generación del Play 5 y con el objetivo de sacar al mercado un altavoz casi definitivo en cuanto a calidad de sonido se refiere. La historia completa de este rediseño la tenéis en este enlace, y es interesante leerla porque te da una idea de hasta qué punto era importante para Sonos mejorar la reputación de su marca en cuanto a calidad de sonido y más allá de su popular sistema de sonido multisala.

Ahora, tras un mes de prueba, puedo asegurar que lo han conseguido.

Simple y llanamente, el Sonos Play 5 proporciona la mejor calidad de sonido de entre todos los altavoces inalámbricos que existen a día de hoy en el mercado. Pero ya no hablamos únicamente de los altavoces WiFi, si no de cualquier otro altavoz inalámbrico que puedes adquirir en España y que vaya destinado a consumo del hogar. Sencillamente es que estamos ante un altavoz imbatible.

A lo largo de este extenso artículo, quiero desgranar las características que hacen grande al Sonos Play 5, además de contarte algunos detalles que en otros análisis se obvian y que también pueden resultarte decisivos a la hora de decidir tu compra.

Sonos Play 5: Características clave

Sonos Play 5: Características
  • 3 tweeters y 3 woofers en configuración estéreo
  • Amplificadores de clase D
  • Conectividad WiFi y entrada auxiliar de 3,5 mm
  • Control mediante app Sonos Controller
  • Mide 20.3 x 36.4 x 15.4 cm y pesa 6.36 Kg
  • Disponible en colores blanco y negro

Impresionante diseño para un altavoz que no querrás mover a menudo

Sonos presenta su Play 5 en una caja muy elegante a la par que resistente, y que viene con un sistema de protección novedoso que no había visto nunca. Desde el primer momento, ya con esta presentación, ves que no estás ante un producto cualquiera, y que el cuidado y el mimo que Sonos ha puesto en ello es máximo.

Dentro de la caja vienen poquitas cosas, pero las necesarias para ponerlo en marcha: la pertinente guía de inicio rápido, un cable Ethernet (que será necesario para la instalación), el cable de alimentación y, cómo no, el flamante altavoz.

Hay que decir que el Sonos Play 5 parece más pequeño de lo que es en las fotos promocionales, y por ende, parece también más ligero. Pues bien, ni una cosa ni la otra, ya que es más grande que la mayoría de altavoces inalámbricos y es, además, muy pesado. Las medidas que tiene son 20,3 cm de alto, 36,4 cm de ancho y 15,4 cm de profundo, y pesa 6,36 Kg. Obviamente, estas características físicas no invitan a moverlo mucho, y mucho menos a sacarlo de casa. El hecho de que su única conexión sea a través de WiFi reafirma su carácter «casero», y eso es para lo que está pensado el Play 5: dejarlo quieto en un único lugar de nuestro hogar.

Tamaño aparte, y en cuanto a su apariencia, el Sonos Play 5 es impresionante. Toda la parte exterior está hecha de policarbonato, con un acabado mate a elegir entre los dos colores en los que se encuentra disponible el Play 5: blanco o negro. En ambos casos, la rejilla de grafito que protege los transductores internos es negra. Respecto a esto último he de decir que, aunque suelo preferir los productos de color negro, el Play 5 de color blanco me parece más bonito que el negro por el contraste que crea la carcasa blanca con la rejilla negra, y creo que esta opinión es extendida en la mayoría de la gente, pues el modelo de color blanco es el más solicitado.

Sea como sea, se trata de un altavoz impresionante, que se siente robusto y resistente y cuyo diseño, suavemente curvado a lo ancho, y con su acabado mate, transmite la apariencia premium que uno espera de un producto de este precio. Sonos, además, ha rematado el altavoz con algunos detalles bastante curiosos. Por ejemplo, Sonos se aprovecha de que el nombre de la marca es un palíndromo para ubicar el logo de la compañía de manera que de igual la orientación del altavoz cuando lo colocas en posición vertical.

Sonos Play 5: Posición vertical

Esto está pensado para facilitar las cosas en caso de adquirir en un futuro un segundo Play 5 para emparejarlo con el que ya tenemos y crear una pareja estéreo. Para tal efecto, el Sonos Play 5 cuenta con un giroscopio que reorienta el sonido en función de si se coloca el altavoz en posición vertical o horizontal, característica en la que entraremos con más detalle en el apartado del sonido. Además de todo esto, la carcasa del Play 5 tiene unos diminutos puntos de apoyo, tanto en los lados como en la base, para que la carcasa no se arañe en cualquiera de las posiciones en los que lo coloques.

El Sonos Play 5 es bonito, es pesado, robusto y con unos acabados perfectos. Es justo lo que uno espera de un altavoz premium por el que paga 500 euros.

Junto al mencionado logo, se encuentran los botones con los que operamos el altavoz. Son muy pocos botones y son además táctiles capacitivos. En concreto son tres: uno es el de reproducción y pausa, y a ambos lados están el de aumento y el de reducción de volumen. A algunos les parecerá extraño que haya tan pocos controles físicos en el altavoz, pero a medida que lo utilizas te vas dando cuenta que es un acierto, pues al final lo acabas controlando todo a través del móvil, y de esta manera la carcasa del altavoz queda limpia, con un aspecto minimalista que a mí particularmente me encanta.

Sonos Play 5: Botones

En la parte trasera encontramos las pocas posibilidades de conexión que nos brinda el Play 5. Por un lado, el puerto donde conectamos el cable de alimentación, y a su lado, el puerto de 3.5mm tipo mini-jack, con el que podemos conectar casi cualquier aparato con salida de audio. Este puerto auxiliar es novedad en el catálogo de Sonos, y no hace sino más que ampliar las posibilidades del altavoz, ya que podríamos usarlo para conectar un PC, la tele o una tablet o un móvil directamente con un cable, no sin algunos inconvenientes que más adelante explicaré.

Por último, al lado de la entrada auxiliar de audio, hay un botón que solo utilizaremos para la configuración inicial del altavoz. De esto hablaré a continuación.

El ecosistema Sonos, o cómo descubrir una nueva forma de escuchar música

He de reconocer que una de las cosas que más me echaban para atrás de Sonos era su ecosistema y la forma en cómo te «obliga» a usar su aplicación para todo. Veamos: el Sonos Play 5, así como el resto de altavoces de Sonos, no dispone de Bluetooth, siendo el WiFi su única conexión inalámbrica. Así pues, para el control de la música debemos descargarnos una aplicación para móviles y tablets, que está disponible para Android y para iOS, o bien la aplicación para MAC o Windows.

Esta aplicación no solo servirá para controlar la reproducción del Play 5, sino también para la instalación del altavoz y la configuración inicial. La idea que tienen desde Sonos es que todo, absolutamente todo, lo hagas a través de su aplicación Sonos Controller, y esto puede gustar más o menos, pero sin duda que busca la simplicidad y la comodidad.

La configuración es sencilla, y se describe paso a paso en este otro artículo del blog. Para la primera puesta a punto del altavoz necesitarás conectar el cable Ethernet al router, siendo este prescindible una vez lo hayas configurado todo. Una de las características más interesantes de las que Sonos ha implementado en su ecosistema es TruePlay, una tecnología que emplea el micrófono del iPhone o el iPad para hacer mediciones de sonido y recomendarte, en función de cómo rebota el sonido en las paredes y los muebles de tu habitación, la mejor ubicación para tu altavoz, además de realizar ajustes acústicos en los transductores internos y en el ecualizador gráfico de la aplicación para garantizarte la mejor fidelidad al sonido.

Lamentablemente, TruePlay solo es compatible, por el momento, con dispositivos iOS. Sonos alega que con la cantidad de versiones distintas de Android les resulta imposible aplicar esta tecnología en el sistema operativo de Google, y aunque están trabajando en ello, por el momento no es posible utilizar TruePlay en Android. Es una pena, porque por lo que he podido leer en usuarios de iOS, TruePlay es realmente útil y mejora ligeramente la calidad de sonido.

¿Pero qué música podemos reproducir con la aplicación de Sonos? Al momento que escribo esto, Sonos integra en su ecosistema todos los servicios de streaming de música más populares: Desde Spotify hasta Google Music, pasando por TIDAL, Amazon Music, SoundCloud, Deezer, Napster, 7Digital, Groove, Bandcamp… Y además, integra también servicios de streaming de radio, el más popular de ellos Tune In, con el que podemos escuchar emisoras de todo el mundo. Todos estos servicios están integrados dentro de la app de Sonos. Aún así, con Spotify tienes la posibilidad de usar Spotify Connect, de manera que no necesitas abrir la app de Sonos para lanzar música, sino que puedes hacerlo desde la misma aplicación de Spotify.

Aparte de los servicios de streaming, también puedes lanzar la música que tengas en local en tu dispositivo. El Sonos Controller identifica la música que tengas en tu dispositivo, ya sea el ordenador, la tablet o el móvil, y la integra en la app para que puedas reproducirla en cualquier momento. Además, y en el caso concreto del Play 5, tienes disponible la entrada de línea auxiliar para conectar cualquier aparato que se te ocurra, aunque está la particularidad de tener que habilitarla antes a través del Sonos Controller.

Algo bueno del Sonos Controlller es que no sirve únicamente para reproducir música, sino que se trata, como su propio nombre indica, de un controlador, algo así como un mando a distancia, y como tal dispone de otras funciones secundarias. Por ejemplo, tiene un temporizador de apagado automático, algo imprescindible para los que como yo se van a dormir con la radio o la música puesta, y también pueden programarse alarmas, lanzando el servicio de música que nos de la gana, y no solo eso, sino que podemos programar una alarma con una playlist determinada o con varias. Una pasada.

En este punto hay que aclarar algo, y es que cuando reproducimos en el Sonos Play 5 cualquier servicio de música o radio en streaming, da igual que pongamos el móvil o la tablet en modo avión o que los apaguemos, que la música seguirá sonando en el altavoz hasta que pauses la reproducción. Esto ocurre porque dentro del altavoz el DSP es el encargado de gestionar su funcionamiento. Es decir, Sonos no funciona como un altavoz Bluetooth en el que envías la señal de manera continua y el móvil debe permanecer encendido, sino que con Sonos tú lo que haces es enviar comandos con la app, y es el altavoz el que se conecta a los servicios de streaming. De esta manera, con la app puedes dejar la radio puesta con un temporizador de reposo para irte a dormir, apagar el móvil y la radio se apagará igualmente según el temporizador que hayas programado. O también puedes lanzar música con el Sonos Controller en tu PC, apagar el PC, y la música seguirá sonando en el Sonos Play 5.

Sonos Play 5: Calidad de sonido

Obviamente, para volver a hacerte con el control total del altavoz tendrás que encender nuevamente el móvil o el PC, pues desde el altavoz las únicas funciones que tienes a tu abasto son la de bajar/subir volumen y la pausa y reanudación de la reproducción. ¿Qué ocurre, por ejemplo, si le damos al botón capacitivo de pausa? Según indica Sonos en sus guías de uso, el stream queda pausado y el altavoz, pasados tres minutos (si no hay cable conectado a la entrada de línea) entra en modo reposo y de bajo consumo (2.2 vatios).

Un sonido verdaderamente HiFi

Pero pasemos a lo más importante del Sonos Play 5: su calidad de sonido.

Antes de tenerlo en mis manos, me he hartado de leer decenas de análisis del Play 5, y en todos se destacaba su excepcional calidad de sonido, muy cercana a la alta fidelidad. Lo cierto es que basta una primera y simple escucha para comprobar que están en lo cierto. En términos HiFi, podemos estar hablar del Sonos Play 5, probablemente, como el primer altavoz HiFi inalámbrico de la historia. Te puede sonar exagerado, pero quizás sea así. Tampoco puedo asegurarlo con rotundidad, porque como es lógico, no he podido escucharlos todos, pero hasta la llegada del Play 5 de 2ª generación, a finales del 2015, era imposible encontrar un altavoz inalámbrico de semejante calidad.

La calidad de sonido del Play 5 es completamente alucinante. El impacto cuando escuchas por primera vez música en el Sonos Play 5 es tremendo. Y es que resulta difícil hacerse a la idea cómo es posible que este altavoz, con un tamaño relativamente pequeño, suene así de bien, por lo que cabe achacarlo todo a un trabajo de los ingenieros de Sonos que solo puede calificarse de fantástico.

Por dentro, el Sonos Play 5 se compone de tres tweeters (altavoces de agudos), dos de ellos de de 20mm y uno central un poco más grande, de 23mm. Debajo de ellos están tres drivers de medios y graves de 10cm. Cada uno de los seis transductores está respaldado por un amplificador de clase D, que es quien proporciona la potencia capaz de poner al Play 5 a todo volumen sin distorsión alguna.

Sonos Play 5: Transductores

Lo mejor del altavoz es, sin duda, su respuesta de graves. Sin necesidad de subwoofer, el Play 5 regala a los oídos los mejores bajos que he escuchado nunca en un altavoz sin subwoofer externo. Es simplemente asombrosa la manera como este altavoz maneja los bajos, pues no solo les da extensión y profundidad sino que tienen la reverberación justa para hacer vibrar las paredes si le damos mucha caña, sin sonar en ningún momento «duros» y sin comerse el resto de frecuencias.

Aunque Sonos no facilita especificaciones técnicas de audio he podido hacer varias mediciones de sonido, y los graves del Play 5 bajan prácticamente a los 30 Hz, que es un dato de-mo-le-dor para un altavoz sin subwoofer. Escuchar en el Play 5 canciones como «Over» de Kings of Leon, con esa línea de bajos tan prominente, te deja con la boca abierta de pura incredulidad. La pegada, la dinámica y la claridad del sonido es abrumadora; realmente hay que escucharlo para saber de lo que estoy hablando.

Otra canción que reproduzco en el Sonos Play 5 es «Most of the time» de Bob Dylan. La mezcla de la canción se reproduce en el Sonos Play 5 con absoluta claridad, con unos medios con total definición, las voces sonando con cuerpo y presencia y unos agudos que llegan a lo más alto del espectro de frecuencia e integrándose en el conjunto, aportando un sonido de un rango dinámico apabullante y digno de ovación. Realmente es un placer absoluto sentir la calidez y cercanía de la voz de Dylan por la impresionante definición de los medios en el Play 5. Con voces femeninas, como la de Melody Gardot en «Preacherman», es igualmente disfrutable, experimentándose de nuevo un sonido dinámico, repleto de matices y donde se detectan todos los instrumentos en una escena auditiva de pasmosa calidad, exactamente como se espera de un altavoz de alta fidelidad.

La calidad de sonido del Play 5 es asombrosa. Los graves tienen una pegada tremenda sin comerse el resto de frecuencias, los medios tienen una definición espectacular que dota de cercanía y calidez a las voces y los agudos están tan definidos que puedes distinguir los platillos incluso en las canciones de rock más embarulladas. Una gozada.

Pero da igual qué canción le eches, que todas suenan pletóricas. En todas las canciones, en todos los géneros, el Play 5 describe una escena sonora en la que se perciben todos los instrumentos con cristalina claridad y una amplitud sorprendente para ser un altavoz donde los transductores están tan juntos unos de otros. Es, además, un altavoz de una potencia tremenda y, por lo que se adivina, con una sensibilidad brutal, que puedes ponerlo al máximo volumen y en ningún momento distorsiona. Cuando lo hagas (ponerlo al máximo de volumen) prepárate para las llamadas de tus vecinos a la policía local, pues el volumen es atronador, llenando tu casa de sonido, de tal manera que puedes poner el altavoz en el dormitorio, irte a la cocina y lo seguirás escuchando genial, evidentemente no tan bien como si estuvieras frente a él, pero definitivamente mucho mejor que con cualquier otro altavoz que yo haya escuchado.

El efecto estéreo del Sonos Play 5 es notable y sorprendente si tenemos en cuenta su tamaño. Esto se debe a que los tweeters derecho e izquierdo, ubicados en la parte superior del altavoz, están dirigidos hacia afuera para ampliar la escena sonora. La ligera curvatura del altavoz hace el resto para propagar el sonido y ampliar el soundstage. Para una mayor amplitud estéreo, Sonos recomienda adquirir otro Play 5 y emparejarlo con el que ya tengas. En este caso, los dos altavoces emparejados se pueden situar en vertical, para una separación estéreo más precisa, o en horizontal, para ampliar el soundstage a niveles surrealistas. Aunque no he podido probar aún el emparejamiento de dos Sonos Play 5 en estéreo, es de suponer que, si uno ya suena impresionante, con dos altavoces en estéreo la música debe sonar de escándalo.

Sonos Play 5: Emparejamiento estéreo

Todo esto sin perjuicio, naturalmente, de la característica que ha hecho famoso el nombre de Sonos: el sonido multiroom. Así pues, puedes emparejar el Sonos Play 5 con otro igual para hacer una pareja estéreo, como también puedes poner uno en la cocina, el otro en el comedor y emparejarlos para que los dos suenen exactamente igual. De hecho, el sistema multiroom de Sonos permite hasta 32 dispositivos conectados en una misma red WiFi.

Aunque el sonido por defecto del Play 5 es bastante neutro, seguramente haya algún purista del sonido que quiera rebajar un pelín los bajos. Es probable, también, que en el lado opuesto haya usuarios que gocen una barbaridad con la respuesta de bajos tan impresionante del Play 5, y quieran abusar aún más de ellos. Para ello, se dispone de un ecualizador muy básico en el Sonos Controller, con el que se pueden regular la intensidad no solo de los bajos sino también los agudos, así como el balance entre canal izquierdo y derecho.

Sin embargo, algo que desilusionará a muchos de estos puristas es la incompatibilidad del Sonos Play 5 con archivos de alta resolución, quedando limitada la reproducción a archivos mp3, ogg, aac, wma, alac, flac, aiff y wav, y con el límite de los 16 bits y los 44.1 kHz estándar. Respecto a esta incompatibilidad, no sé hasta qué punto supone un detrimento importante en su contra, visto el controvertido debate acerca de este tema, pero en cualquier caso es algo a tener en cuenta.

En cualquier caso, este es un altavoz diseñado para disfrutarse plenamente con archivos de música sin compresión. Es decir, no le veo sentido gastarse tanto dinero en un altavoz si es para escuchar música en mp3 descargada de cualquier sitio en Internet; en ese caso, disfrutarás de una calidad de sonido igualmente excepcional, pero no estarás explotando todas las bondades del Play 5. El potencial de este altavoz se destapa escuchando música en formato flac o sin pérdida, o bien suscribiéndose a los planes premium de los servivios de streaming que ofrezcan música sin compresión.

Sonos Play 5: Valoración final

Como puedes ver, he quedado entusiasmado con el Sonos Play 5. Su sonido es simplemente impecable, exactamente el que esperarías por parte de un altavoz que cuesta exactamente desde 528,99 € en Amazon. La pregunta evidente es: ¿Es recomendable para cualquiera?

Rotundamente sí. Es un altavoz que da absolutamente la talla como altavoz HiFi, por lo que incluso los más elitistas tendrán dificultades para encontrarle pegas, pero para el resto de usuarios es una compra obligada si tienes el dinero.

Evidentemente, hay que considerar sus contras. No se trata de un altavoz portátil, sino que es un altavoz para dejarlo quieto en un lugar de casa y de ahí no moverlo. También hay que considerar las limitaciones del sistema Sonos, en cuanto a que solo funciona con WiFi, y que absolutamente todas las configuraciones y ajustes deben hacerse con su aplicación.

Esto requiere de un pequeño aprendizaje de un par de semanas, lo justo y necesario para hacerse con el sistema y descubrir todas sus posibilidades. Cuando lo hagas, te acostumbrarás a las comodidades que proporciona, y empezarás a ver sus inconvenientes como puntos muy secundarios, supeditados en cualquier caso a la impresionante calidad de sonido del altavoz, que repito, es tan y tan buena, que te empuja a contratar servicios de streaming premium con los que descubrir nueva música y disfrutarla a la máxima calidad.

529,00€
546,00
in stock
15 Nuevo Desde 528,99€
1 Usado Desde 291,00€
A partir de mayo 26, 2019 7:28 pm
Envío gratuito
533,00€
in stock
9 Nuevo Desde 533,00€
3 Usado Desde 291,00€
A partir de mayo 26, 2019 7:28 pm
Envío gratuito
Espectacular altavoz WiFi

Un extraordinario altavoz WiFi, ahora mismo el que mejor calidad de sonido tiene. Además, tiene un diseño precioso, y la app de Sonos es la mejor de entre todos los sistemas multiroom. Una compra super recomendada.

Valoración del editor:
4.75

4 Comments

  1. Buenas noches. Acabo de descubrir la web y estoy encantado y agradecido por ello. Quería preguntar por el sonos play3, creo que no hay análisis aquí. ¿qué te parece? por otra parte, no será incluso mejor un play 5 que una playbase para la TV?

    • Jose Noguera Morillas Reply

      Hola Moisés. Aunque los graves del Play 5 son mejores que los de la Playbase, no es mejor para la TV porque su sonido tiene menos amplitud, es menos panorámico, y para cine no funciona tan bien. Además, el Play 5 no tiene entrada de audio óptico, la única manera de conectarlo a la TV es con la entrada auxiliar de 3.5mm, con lo que no decodificará ni siquiera el audio Dolby, y para más inri, utilizando esta conexión el Play 5 aplica un retardo al sonido porque debe convertir internamente el sonido analógico en digital; el retardo es de unos milisegundos, los suficientes para que los diálogos no estén sincronizados.

      El Sonos Play 3 es un buen altavoz, claramente por detrás del Play 5, pero es una buena opción calidad-precio para quien no pueda gastarse tanto dinero.

      Un saludo

      • Gracias por responder tan rápido.
        ¿cuál es el motivo para que el play5 tenga más graves teniendo la playbase un subwoofer¿

        • Jose Noguera Morillas Reply

          Imagino que por el diseño interno del altavoz. El Play 5 es más alto y profundo y permite albergar woofers más grandes. De todas formas los graves de la Playbase son bastante buenos.

¿Quieres dejar un comentario?

Responsable del fichero: José Noguera Morillas(hogarsmart.es). Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. No se cederán a terceros salvo obligación legal. Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: admin@hogarsmart.es. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.