¿Qué es y cómo funciona un emisor térmico?

Cómo funciona un emisor térmico

Un emisor térmico es un aparato de calefacción eléctrica que irradia calor de forma lenta y gradual, generalmente es programable, y cuenta con termostato para controlar la temperatura. Externamente están hechos de aluminio, y tienen una disposición en lo que se conoce como “elementos”, que son las barras verticales que ves en la foto. Hay emisores que tienen unos pocos elementos, mientras que hay otros que tienen más; cuantos más elementos, más potencia tiene y más calienta.

Dentro de estos elementos están las resistencias que son las que se calientan y generan el calor. Estas resistencias son, principalmente, de tres tipos. Cada tipo de emisor tiene sus particularidades y sus pros y sus contras. En este artículo te explicaré lo esencial que has de saber sobre este tipo de aparatos. Si ya sabes lo que es y cómo funciona un emisor térmico, y quieres pasar a comprar uno directamente, te recomiendo echarle un ojo a la guía con los mejores emisores térmicos.

Así es cómo funciona un emisor térmico

La principal característica del emisor térmico, y por lo que son tan recomendables, es por su inercia térmica. La inercia térmica les permite seguir emitiendo calor mucho después de que dejen de funcionar, de manera que, una vez alcanzada la temperatura deseada, se apagan automáticamente y siguen desprendiendo calor, y solo se vuelven a poner en marcha cuando la temperatura vuelve a caer. Por ello, solo funcionan a ratos.

¿Pero cómo generan ese calor? Gracias a las resistencias eléctricas que tienen por dentro. Por fuera los emisores térmicos son de aluminio, pero por dentro pueden ser de varios tipos de materiales. Estos materiales internos son los que forman cada elemento, y dependiendo del tipo de material empleado un emisor térmico cuenta con unas características u otras.

Estos son los tres tipos de emisores térmicos que puedes comprar para casa:

  • Emisor térmico seco: Estos emisores tienen aluminio por dentro. El aluminio es un excelente transmisor de calor, de manera que las resistencias eléctricas calientan el aluminio, irradiando calor. Los emisores térmicos secos son los que se calientan más rápido, pero son los que tienen menor inercia térmica -hasta 5 horas- y también los que más consumen.
  • Emisor térmico fluido: Estos emisores llevan por dentro un fluido termo-conductor que se calienta, y como va circulando por los elementos del emisor, va repartiendo el calor por toda la superficie. Los emisores térmicos fluidos tardan un poco más en calentarse y son algo más ruidosos, pero tienen mayor inercia térmica -de 5 a 8 horas- y menos consumo eléctrico.
  • Emisor térmico cerámico: Estos emisores utilizan material cerámico o piedra natural con gran capacidad calorífica (como la esteatita), materiales de gran conductividad térmica y una gran inercia térmica. Por ello, los emisores térmicos cerámicos son los más eficientes, los que tienen mayor inercia térmica -más de 8 horas- y los ideales para un uso intensivo, aunque también son los que más tardan en calentarse.

Ventajas del emisor térmico frente a otros sistemas de calefacción eléctrica

La principal ventaja del emisor térmico es que constituye el sistema de calefacción eléctrico de menor consumo, gracias a la inercia térmica que permite seguir irradiando calor por espacio de varias horas una vez apagado el aparato. A continuación te explico otras ventajas de estos aparatos:

  • La inmensa mayoría de modelos llevan termostatos programables, de manera que es posible ajustar la temperatura mínima y la máxima según la franja horaria, logrando un confort totalmente automatizado.
  • Aunque no son tan eficientes como una bomba de calor, los emisores térmicos son bastante eficientes, con en torno a un 30% menos de consumo respecto otros sistemas de calefacción eléctricos. Así que son ideales para ahorrar en la factura de la luz en hogares sin bomba de calor.
  • Son muy respetuosos con el medio ambiente, pues no llevan líquidos contaminantes ni emiten humos u olores. Al final de su vida útil son fáciles de desguazar y reciclar sus piezas.
  • No requieren grandes instalaciones, puesto que funcionan con corriente continua y tan solo se deben enchufar a la corriente. Hay modelos que solo pueden funcionar colgados a la pared, y la única instalación que debes llevar a cabo es taladrar la pared para colgarlos mediante el kit de montaje que traen, pero otros modelos se pueden usar con patas e incluso con ruedas para transportarlos.
  • Los modelos más avanzados cuentan con conexión WiFi y se pueden controlar mediante una app, así que son aún más fáciles de controlar, ajustar y programar, ofreciendo en algunos casos la posibilidad incluso de ponerlos en marcha a través de Alexa.

¿Cómo elegir un emisor térmico?

Los criterios de elección deben basarse, principalmente, en el tamaño de la estancia que quieres calentar y en el tiempo que vas a pasar en esa estancia.

Como regla general, básate en esta tabla para elegir la potencia de tu emisor térmico en función del clima y del tamaño de la estancia:

Potencia/ClimaClima templadoClima fríoClima muy frío
500W-1000WHasta 15 m2Hasta 10 m26-8 m2
1000W-15000WHasta 25 m2Hasta 20 m210-20 m2
1500W-2000WHasta 35 m2Hasta 30 m220-25 m2

Luego, escoge entre un emisor térmico seco, fluido o cerámico, en función de la cantidad de horas que pasáis en casa en esa estancia:

  • Elige el emisor térmico seco si pasáis menos de 4 horas en esa estancia.
  • Elige el emisor térmico fluido si pasáis entre 4 y 6 horas.
  • Elige el emisor térmico cerámico si en esa estancia pasáis todo el día o gran parte de él.

¿Cómo puedo ahorrar en la factura de la luz con un emisor térmico?

Como con todo, el sentido común es lo que te permitirá ahorrar en el consumo eléctrico, también con los emisores térmicos. Aquí van unos pocos consejos:

  1. La temperatura de confort en invierno es de entre 20-22ºC durante el día, mientras que por la noche, o cuando no estamos en casa, podemos bajarla entre 15-17ºC. Programa tu emisor para que trabaje con esas temperaturas.
  2. En invierno basta con ventilar solo 5 minutos. Muchos emisores térmicos cuentan con un modo de ventanas abiertas que detienen el funcionamiento si detectan un cambio brusco de temperatura.
  3. Despeja el espacio alrededor del emisor, ya que tener muchos muebles u objetos alrededor evita que el calor alcance al resto de la estancia.
  4. Si dispones de aparatos inteligentes en casa y compras un emisor térmico con WiFi, puedes usar las ventajas que ofrece la domótica para programar tus emisores térmicos según rutinas automatizadas.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: José Noguera Morillas.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Clouding.io que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web usa cookies. Al hacer clic en el botón Aceptar, o al continuar navegando, aceptas su uso. Puedes ver la política de cookies.